Es y no es Agosto (Condado Osage)

Hace un par de semanas fui a Plaza Isil en Larcomar para ver la obra “Agosto: Condado Osage” de Tracy Letts, de esto, el siguiente artículo a modo de ensayo sobre el personaje que más me impresionó en la obra y es que realmente vale la pena ver. Una obra que te deja pensando sobre la razón de ciertos comportamientos que puede llegar a tener el ser humano y su como se desarrolla dentro de un grupo social. con ustedes el artículo (hagan click en el título para seguir leyendo…

La obra “Agosto: Condado Osage” de Tracy Letts nos presenta una gama de personajes complejos y bien estructurados aunque con grandes fallas en su comportamiento debido a que están dañados psicológicamente, en gran medida debido a la influencia que ha tenido la matriarca de la familia en cada uno de ellos.

Pero el personaje que más me impacto es el de Bárbara Weston, aunque es inevitable hablar también de la madre quien influye en gran medida.

Bárbara es la mayor de las 3 hermanas, hijas de Violeta y como tal, fue testigo del carácter de su madre. Como prueba de esto, ahora es una mujer adulta que está pasando por una crisis, con la hija adolescente, la separación del marido y la desaparición del padre.

Es justo por ésta última causa que ella regresa para ocuparse de su madre y todo el drama ocurre. Debido a la forma en la que la madre la presionó durante su niñez, a la hija no le gusta claramente visitar a su propia madre así esta esté muy enferma. Es obvio que no está bien el no visitar a tu madre, pero cuando se trata de alguien que hunde a sus hijas tanto como Violeta, es comprensible, no justificable, pero si comprensible al fin  al cabo.

Bárbara se está separando de su esposo y esto es un gran problema para ella, no sólo porque el daño emocional sino también porque no sabe cómo lidiar con toda esa carga y eso sólo hace que cometa más errores. Sobre todo con la hija, de manera que no se da cuenta de que ya ha perdido todo control sobre ella, que fuma ‘hierba’ y que según palabras de la hija, ya no es virgen con tan sólo 15 años.

Bárbara es en sí un personaje que al final de la obra se da cuenta de que ha fallado, en todos los aspectos, no fue lo suficientemente fuerte como para enfrentar a la madre (a quien abandona últimamente), fue lo suficientemente agobiante con el marido como para que éste la dejara por una mujer más joven. Como para que fallara en guardar un secreto que podría herir a su hermana.

Ella se ve a sí misma como la gran nueva matriarca de la familia, ahora que la madre se le ha declarado una enfermedad mental producto de tantas pastillas que tomaba. Siendo la mayor de las hijas puede que tenga razón pero aún así, se ve que ni bien toma el control le aflora un deseo de controlarlo todo pero rápidamente se le escapa de las manos en lo que termina de una manera similar a la de su padre quien es el culpable de que todo desencadenara.

En medio de la tormenta que es vivir junto a toda esa familia, ella se pregunta porque le sucede todo esto y aunque no fue su culpa el tener una madre como Victoria,  no se puede usar esto como justificación para sumirse en el alcohol cuando todo se derrumba. Está tan perdida en su derrota que no ve cuando el amor toca a su puerta y como en otras ocasiones, ignora las señales de que algo sucede y se deprime más aún.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s